Cuantas cosas diferentes
puso Dios en este mundo
y también nos hizo libres
de elegir y hallar el rumbo.

No perder el equilibrio
por ser lo que uno quiere
y caer en un abismo
por no hacer lo se debe.

Y la prueba mas dificil
es enfrentar el camino,
y sin duda la batalla
que se da con uno mismo.

Y aparece el egoismo
con su plan de dar pelea,
y se suma la mentira
para desatar la guerra.

Y al final es uno mismo
el que ignora la conciencia,
el que avanza a contramano
sin medir las consecuencias.

Porque soy mi propio esclavo
cuando digo lo que pienso,
porque a veces hago daño
cuando callo lo que siento.

Y se pone cuesta arriba
y es tan fuerte la tormenta
que uno va quedando solo
como el faro entre la niebla.

Y al final es uno mismo
el que ignora la conciencia,
el que avanza a contramano
sin medir las consecuencias.

Porque soy mi propio esclavo
cuando digo lo que pienso
porque a veces hago daño
cuando callo lo que siento.

Y se hace cuesta arriba
y es tan fuerte la tormenta
que uno va quedando solo
como el faro entre la niebla.

                      Jorge Rojas